viernes, 16 de junio de 2017

REENCUENTRO CON LA CULEBRILLA CIEGA

Cuando era pequeño, Roberto el forestal me guardó una culebrilla ciega para que pudiera verla. 
La habían encontrado en un jardín al hacer unas obras. Era muy rara, y recordaba a una lombriz.
Y desde aquel día, hace igual nueve años de eso, creo que no había vuelto a ver a este escaso reptil.
Pero ahora, hace muy poco, volví a ver y tener en mis manos una culebrilla ciega. 
La encontró mi padre, buscando, al levantar una piedra. Sabíamos que allí, en ese sitio, se habían visto alguna vez. 
Tuvimos mucha suerte. Porque viven bajo tierra. Y ahora Roberto quiere que la vean los niños de la escuela del pueblo. 
Esta culebrilla era pequeña, marrón... y parece como una especie mezcla de armadillo y de serpiente, aunque también tiene mucho de lombriz pues sus ojos son muy pequeños.

lunes, 5 de junio de 2017

VOLVER A LA SIERRA DE ALGAIRÉN

Siempre hay razones para ir y volver a la Sierra de Algairén.
· He vuelto ahora en primavera al Convento de San Cristóbal para ver las muchas flores y plantas del recorrido botánico existente, por ejemplo: las orquídeas y los lirios morados. También visitamos las minas.
· En un pino había un búho chico mimetizado. Pero yo lo ví a la primera. Estaba tras las ramas. Tenía allí el nido.
· En un aljibe encontramos dos ginetas muertas.
· Aproveché para coger ajos silvestres, que luego en casa hicimos con un arroz.
· Tiré piedras, caminé, miré...
       * Y, por cierto, mi padre y Roberto el forestal acaban de publicar un libro de la Sierra de Algairén donde yo colaboro con la foto de unos raros narcisos, y en el que además salgo fotografiado en varias imágenes.
Lo podéis conseguir aquí: