viernes, 16 de junio de 2017

REENCUENTRO CON LA CULEBRILLA CIEGA

Cuando era pequeño, Roberto el forestal me guardó una culebrilla ciega para que pudiera verla. 
La habían encontrado en un jardín al hacer unas obras. Era muy rara, y recordaba a una lombriz.
Y desde aquel día, hace igual nueve años de eso, creo que no había vuelto a ver a este escaso reptil.
Pero ahora, hace muy poco, volví a ver y tener en mis manos una culebrilla ciega. 
La encontró mi padre, buscando, al levantar una piedra. Sabíamos que allí, en ese sitio, se habían visto alguna vez. 
Tuvimos mucha suerte. Porque viven bajo tierra. Y ahora Roberto quiere que la vean los niños de la escuela del pueblo. 
Esta culebrilla era pequeña, marrón... y parece como una especie mezcla de armadillo y de serpiente, aunque también tiene mucho de lombriz pues sus ojos son muy pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario